4shared

¿Y de la Salud no hablamos?

¿Y de la Salud no hablamos?

 

El escándalo de VW ha tenido un eco mediático importantísimo, declinando, entre otras cosas, en un sin número de reclamaciones e incluso a que la Asociación del Defensor del Paciente presente una denuncia por delitos de grave atentado contra la salud pública. Associated Press (Ap) ha hecho un análisis estadístico indicando que en los últimos años el trucaje en el sistema de control de contaminantes de los motores de Volkswagen causó la muerte a entre cinco y veinte personas en Estados Unidos anualmente.

Creo que este caso ha creado indignación de una manera especial, porque la sociedad en general tiene interiorizados los dañinos efectos de la contaminación, todo esto no hace más que poner de manifiesto la enorme concienciación que se tiene sobre la importancia de respirar aire de calidad.

En lo referente a partículas diesel, la Organización Mundial de la Salud (OMS) los identificó en el año 2012 como un agente cancerígeno probado (incluido en el grupo 1A). Es decir existe certeza que las emisiones de diesel pueden causar cáncer de pulmón, del mismo modo que el humo de tabaco.

En esta línea la OMS estimó que en el año 2012 una de cada ocho muertes en el mundo (7 millones en total) se debían a la contaminación atmosférica, la cual genera las siguientes enfermedades: Muertes debidas a la contaminación atmosférica – desglose por enfermedad:

 40% – cardiopatía isquémica;

 40% – accidente cerebro vascular;

 11% – neumopatía obstructiva crónica;

 6% – cáncer de pulmón; y

 3% – infección aguda de las vías respiratorias inferiores en los niños.

En términos económicos, el coste de muertes y enfermedades causadas por la contaminación atmosférica en Europa (cerca de 600.000 personas) sería de 1,4 billones de dólares cada año. El 10% del Producto Interior Bruto (PIB) europeo en 2013. En España esta cifra quedaría en 38.000 millones de euros, lo que representa el 2,8% de nuestro PIB.

Un problemón, ¿verdad?

Es importante resaltar que cuando se habla de contaminación en términos genéricos la mayoría de los contaminantes en las ciudades provienen de la combustión de los vehículos. Por tanto los elementos más significativos son los óxidos de nitrógeno, las partículas finas, los COV (compuestos orgánicos volátiles) y el ozono. Por esto el caso Volkswagen ha tenido tanta relevancia.

Curiosamente, la exposición a estos contaminantes donde realmente tiene lugar es dentro de los edificios y es en el interior de los inmuebles donde más daño nos hace. Curioso, ¿verdad?

Me explico.

El tamaño y estado de estos contaminantes generados por la combustión diesel, partículas menores a 2,5 micras y compuestos gaseosos como los NOx, les permite acceder muy fácilmente al interior de los edificios de oficinas (los filtros del aire habituales normalmente no detienen las partículas menores ni los contaminantes gaseosos). En estos inmuebles nuestra exposición es prolongada (mínimo 8 horas, 5 días a la semana); no hay que olvidar que pasamos el 90% de nuestro tiempo en interiores.

El RITE (Reglamento de Instalaciones Térmicas de la Edificación) del 2013 reconoce este riesgo y para prevenirlo establece un mayor nivel de filtración en los edificios de oficinas (entre otros), reconociendo las zonas más contaminadas (aire exterior) y lo prolongado de la estancia de los trabajadores. Filtrar y ventilar adecuadamente son las maneras más efectivas para que nuestro edificio presente una correcta protección a la contaminación exterior.

El RITE 2013 se aplica para edificios nuevos y reformas a partir de ese año, por lo que es importante que la contaminación exterior sea tenida en cuenta por los proyectistas.

Para los inmuebles ya construidos y que estén en zonas de alta contaminación (cerca de carreteras o calles muy concurridas por tráfico) sus responsables deben ser conscientes que pueden tener una exposición a riesgo no identificada ni tratada, que debe ser gestionada por el área de Prevención de Riesgos Laborales o bien de Facility Management.

img-productos-fotocatalisis

Lo que se ha destapado a causa del escándalo VW es que, además, se ha descubierto que en algunos casos los vehículos emitían 40 veces más de lo declarado.

Esta exposición es un grave riesgo para nuestra salud. Sin embargo mediante diversas acciones de mejora como el incremento de la calidad de los sistemas de filtración del aire, la ventilación correcta, el control de los focos de contaminación y un correcto mantenimiento higiénico y mecánico de los edificios, se puede aminorar de forma considerable. Se puede llegar a convertir los edificios en barreras que nos protejan de los picos de contaminación que inevitablemente ocurren ocasionalmente en el aire exterior.

Autor: Paulino Pastor. Presidente FEDECAI

Back to Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies